¿Lista para adquirir un estilo atrevido y aprender el arte de combinar estampados? Elegir cuadros, rayas y lunares es una forma fresca de incorporar más opciones en tu clóset o en la decoración de tu habitación . 

1. Repite los colores. Lo más importante a recordar cuando combines estampados es que estos deben tener por lo menos un color en común. Repetir colores permite que los estampados se complementen en vez de desentonar. Los colores pueden complementar dos prendas distintas y hacerlas ver como si estuvieran hechas la una para la otra.

  • Una forma de repetir los colores es elegir dos estampados con el mismo color dominante. Por ejemplo, puedes combinar una falda a rayas de color verde claro y una cachemira con un fondo verde claro.
  • Algo un poco más atrevido es elegir un color menos dominante de una prenda y combinarlo con otra. Por ejemplo, si tienes un estampado ikat con unos toques rosas, combínala con una prenda a cuadros también de color rosa.
  • Los colores no tienen que combinar de forma exacta, deben ser lo suficientemente parecidos como para que se note que son la una para la otra.

 

 

2. Escoge un estampado grande y uno pequeño. Si tienes muchos diseños del mismo tamaño, tu ropa o decoración de habitación pueden verse muy recargados. Piensa en los estampados en función de su tamaño y combina una prenda con estampados grandes y otra con estampados pequeños. Tener estampados de diferentes tamaños permite crear una armonía visual en vez de provocar dolores de cabeza.

  • Por ejemplo, si tienes una falda con flores grandes, intenta combinarlas con un polo de rayas delgadas.

 

3. Sigue la regla 60-30-10. Si estás mezclando tres estampados diferentes, el objetivo es que el más grande ocupe el 60% del atuendo, elegir un estampado mediano que conforme el 30% y usar los estampados más pequeños en un 10%. Esto permite equilibrar tu apariencia y evita que te veas muy recargada.
  • Por ejemplo, puedes usar una falda larga con flores, un polo corto con estampados medianos y un collar grande con diseños pequeños y coloridos.

 

 

4. Usa prendas sólidas para separar estampados. A veces dos prendas pueden desentonar y se necesita de algo sólido para evitar esto. Escoge un color sólido que combine con los estampados y los separe, ya que es mejor separarlos que tenerlos en capas unos sobre otros. Esto le da un descanso a los ojos entre prenda y prenda.

 

 

5. Considera las rayas como una prenda neutral. Las rayas son tan fáciles de mezclar con otros estampados que también pueden ser consideradas neutrales como el denim o el negro. Cuando no sepas cómo combinar estampados complicados, solo elige el color favorito de tu estampado y encuentra una versión a rayas de ese color para añadirlo como una capa más. Aunque no lo creas, las rayas combinan con todo, desde las cachemiras hasta el ikat o los lunares. Así que cuando tengas dudas, deja que las rayas sean tu respaldo.

 

6. Mezcla dos tipos de estampados de animales. Los expertos dicen que "animal sobre animal" es la mejor decisión a la hora de combinar estampados. Los diseños orgánicos como los de leopardo y tigre se ven muy bien juntos. No tengas miedo de usar colores que contrasten cuando mezcles este tipo de estampados.

 

Si recién empiezas a combinar estampados, usa accesorios. Si no estás segura de que tus pantalones florales combinen bien con tu polo a cuadros, empieza por combinar estampados usando accesorios. Por ejemplo, introduce los estampados en tu clóset comprando una bufanda o cinturón de blusa con estampados llamativos. Usa un par de aretes con diseños en vez de comprar una camiseta con estampados solo para saber cómo se siente mezclar estampados

Encuentra prendas con estampados AQUÍ! 

Comentarios (0)